WILLIAM CAREY.

Fue elegido pastor de la iglesia bautista de Olney, con el insignificante sueldo de 15 libras por año. Lo cual, no era suficiente ni para las más elementales necesidades del hogar. Por esa razón se vio obligado a continuar ejerciendo el oficio de zapatero, al mismo tiempo que el de pastor. Su predicación como sus oraciones públicas mostraban su intenso interés por los paganos, por lo cual sus más cercanos colaboradores dijeron que era “un pobre iluso”.

Una ocasión, la Asociación se reunió en la iglesia de Nottingham, en 1792, Carey predicó un sermón basado en Isaías 54:2,3 y en el desarrollo expuso 2 puntos:

"Esperad grandes cosas de Dios"

"Emprended grandes cosas de Dios"

Pero al hablar de esta ‘carga’ con otros siervos de Dios, no era siempre  era comprendido o bien recibido. Una vez, en una reunión de pastores bautistas, cuando enfatizaba la necesidad de llevar el evangelio a los paganos, un pastor de más edad y experiencia quedó exasperado, le dijo: "Joven, ¡sientese, sientese! Usted es un entusiasta, pero cuando a Dios le complazca convertir a los paganos, Él sabrá hacerlo sin consultar ni a usted, ni a mi".

Sin embargo, a pesar de los obstáculos que sentía por sus colegas pastores, el 2 de Octubre de 1792 se creó la primera organización misionera de nuestros tiempos. Decidieron que el primer país a evangelizar seria la india. Aceptaron a Carey como el hombre indicado. Después de muchos sacrificios logro embarcarse el 13 de junio de 1793 en un velero danés. Luego de 3 meses de viaje marítimo llegó a la tierra de India, acompañado de su esposa, sus hijos y el Dr. Thomas.

Durante la travesía Willermo Carey aprendió el bengalí. Al poco tiempo comenzó a predicar y su auditorio crecía continuamente. Calcuta. desde el 10 de Noviembre de 1793, sería el escenario donde este siervo de Dios ministraría por 41 años ininterumpidos sin descanso. Nunca regreso a Inglaterra. Su situación económica en los primeros años no fué muy solvente, pero mejoró su situación trabajando adicionalmente como agricultor y luego como director de una plantación y fabrica de añil.

Tradujo las Sagradas Escrituras total o parcialmente a 40 idiomas y dialectos de la India. En la ciudad de Serampore instaló una imprenta. El primer ejemplar del Nuevo Testamento fue terminado en 1801,  desde ese entonces sadrían, una tras otra, las traducciones de la Biblia.

El Gobierno Inglés fundó en Calcuta una escuela para que sus empleados aprendieran las lenguas hindúes. Al no encontrar persona más capaz que el ex zapatero Carey, le contrataron por 1,800 libras anuales. Lo hermoso de esto fue que no cambio su humilde modo de vida. De este modo Carey y su equipo lograron contribuir con más de 90,000 libras a la misión.

La obra de Serampore en su expansión mostraba un inventario de:

  • 33 estaciones misioneras,

  • 126 escuela de varones,

  • 27 escuela de mujeres,

  • y el importante Colegio de Estudios Superiores de Serampore, convertido luego en universidad (que continua hasta hoy).

A los 73 años se vio obligado a permanecer en la cama, donde siguió corrigiendo las traducciones. Murió el 9 de junio de 1834.

Su ejemplo de vida y obra fue el instrumento en la mano de Dios para desencadenar movimientos misioneros en Inglaterra y en varios otros países hasta hoy.

Guillermo Carey descansa en el Señor, sin embargo su obra sigue llevando frutos de salvacion.

¿Te apasionan las misiones? Quieres que tu deseo por el trabajo misionero crezca?. Te animo a leer  la biografía de este gran hombre de Dios, que alimentará tu corazón por las misiones.

Hay todo un libro por leer acerca de su biografía, pero aquí te presento un resúmen concreto de su vida y obra misionera. Estoy segura que te va a animar y desafiar un montón.

William Carey, conocido también como el "Padre de las Misiones Modernas"

Nació en Paulerspury  (Inglaterra) el 17 de agosto de 1761. Desde muy niño mostró interés insaciable por la lectura. A pesar de sus limitaciones económicas sus padres nunca fueron negligentes con su educación. A los 14 años aprendió el oficio de zapatero, a los 17 años sufrió una crisis espiritual y desde entonces militó entre los bautistas.